PEDRO RAMÍREZ, ARQUITECTO DE BAMBÚ



TEXTO: SANDRA DE LOS SANTOS

Su casa es su laboratorio de pruebas, la construcción tiene partes de techos de bambú, bóvedas de ladrillos, techos de tablones y vigas de postes de teléfono. En su propia vivienda ha experimentado nuevas formas de construir.

Pedro Ramírez Álvarez tiene 46 años de edad es originario del municipio de La Concordia y desde hace 21 años se dedica a la arquitectura, es su profesión y también su oficio.

No está dispuesto a hacer la arquitectura convencional, quiere hacer algo más, quiere ponerle su sello a sus trabajos y bajar el costo de sus construcciones. El bambú es su alternativa.

La entrevista se realiza en la terraza de su casa, ubicada muy cerca de la reserva del Zapotal, un enorme árbol de higo y una techumbre de bambú sirven de sombra al lugar, desde donde se puede ver la ciudad completa.

“No, no es fácil convencer a las personas que utilicen el bambú en su casa, es picar con piedra porque es algo nuevo para ellos, pero hemos convencido a varios de hacerlo ya llevamos como 15 obras con este material” comenta el arquitecto.

Las sedes de educación a distancia de La Concordia y Soyaló hechas con bambú han sido su carta de presentación, pudo realizar las obras con menos de 40 por ciento del presupuesto de haberlas realizado con concreto.

Pedro Ramírez se le ocurrió trabajar el bambú después de haber asistido hace cuatro años a un Seminario con Simón Velez, el arquitecto colombiano que realizó el museo nómada recientemente instalado en pleno zócalo capitalino, todo un experto en el uso del bambú como material de construcción.

“Los techos de bambú son mucho menos pesados que los de concreto, por eso la cimentación que se tiene que hacer para cada uno es diferente y ahí es donde bajan los costos” manifestó Pedro Ramírez.

El arquitecto ha realizado obras públicas y privadas utilizando el bambú que lo consigue en Reforma, aunque tiene planeado cultivar el producto a mayor escala ya que está seguro de que más personas se irán convenciendo que este material es muy bueno para la construcción.

Dice que tiene una durabilidad de 30 años, pero si se cuida puede llegar hasta los 100 o más, lo mismo que una vivienda de concreto, aunque hasta ahora solo ha hecho techos de bambú de este material se puede hacer muebles y casas completas.

Pedro Ramírez dice que su intención de hacer este tipo de viviendas es bajar los costos, pero también busca hacer algo diferente, funcional y estético.

Está convencido que este oficio es lo suyo, aunque en algún momento pensó que la ingeniería civil sería mejor, ahora está convencido que la arquitectura es lo que le llena el espíritu y también los bolsillos.

“Primero pienso en hacer mí trabajo algo que me guste, que me satisfaga, después en el dinero, creo que viene por consecuencia, si a uno le gusta su trabajo, lo hace bien, y se hace bien pues uno puede vivir bien de ello” opina.

Pedro Ramírez habla con una pasión de su trabajo que contagia, es de esas personas que están dispuestas a arriesgar todo en su oficio, que todo el tiempo están pensando en construir algo nuevo.

Ahora está pensando en hacer proyectos de obra de manera conjunta con artistas plásticos, que desde el concepto de la casa vaya una obra artística. Es un concepto utilizado por varios arquitectos en otras partes del país y del extranjero, pero que en Chiapas no se ha explotado.

-¿Los arquitectos son artistas? –le preguntó-

- Los artistas son los que crean y los arquitectos creamos, creo que si tenemos mucho de artistas. –contesta y se ríe-

La oscuridad ha llegado a la terraza, enciende unas luces que hacen lucir mejor el techo de bambú y se logra ver una casita en el árbol de higo hecha de bambú. Las nuevas ideas siempre empiezan por cosas pequeñas.

1 comentarios:

Anónimo 6:08 p. m.  

me agrado mucho la entrevista que le hicieron a este señor es uno de los mejores arquitectos de chiapas, ademas de estar utilizando un material tan innovador u ecologico como el bambu.

Seguidores

Periodismo sin censura en twitter

    follow me on Twitter