La chicatana, otra forma de hacer música en Chiapas

SANDRA DE LOS SANTOS

Su oficio no les fue suficiente tenían que hacer algo más, cumplir con su pasión: la música. Hay un herrero, un diseñador gráfico, un psicólogo y solo un músico de profesión. La música es su segunda vocación, su segundo oficio, el que aún no les da para comer, pero que los satisface plenamente.
La Chicatana, es un grupo chiapaneco de ska, la conformaron hace cinco años Cristian y Alberto Montero e Isaac Courtois, con la única intención de hacer música, de hacer lo que les gusta, de saciar sus ansías de hacer algo diferente en Chiapas.
Pedro Ivan Cruz está en el bajo, Alberto Montero en la guitarra, Cristian Montero es el vocal y compositor de las rolas del grupo, Alberto Cruz en el trombón, Isaac Courtois en la trompeta y Toño Ruiz, músico invitado a la banda, se hace cargo de la batería.
Solo uno de ellos estudia música el resto se ha hecho a puro oído, dicen, a esfuerzos. “Nosotros íbamos a las tocadas que se hacían en el 05 de mayo, cuando tocaban los de la skamosa y queríamos hacer algo, formar una banda y eso hicimos” cuenta Isaac Courtois, sin separarse de su trompeta.
Los integrantes del grupo tienen entre 20 y 25 años, empezaron muy chavos a tocar, a hacer música. Han mezclado ritmos, música tradicional chiapaneca la han convertido en ska en un afán de no renunciar a sus raíces.
“Cuando nos pusimos el nombre queríamos que fuera algo significativo del estado y por eso surgió la chicatana, como el nombre de la hormiga que se come” relata Isaac.
Cristian, aunque no lo dice, es el líder del grupo, uno de los que impulsó su creación, el vocalista y autor de las canciones que interpreta el grupo. Cuenta que en próximas fechas sacarán su primer disco, que se llamará “ya nada es igual”.
Explica que el nombre del disco dice todo lo que les ha pasado a la agrupación en estos cinco años “ya nada es igual”, han cambiado de músicos, aunque Cristian, Alberto e Isaac nunca han dejado la banda.
“Creo que para todos nosotros ya nada es igual, desde que empezó la agrupación ya nada es igual en nuestras vidas, el propio grupo ha ido cambiando, cómo nos ven las personas” dice Cristian.
Orgulloso cuenta que ahora pueden cobrar en cualquier lugar en que se presente, lo cual no podían hacer antes porque todavía se estaban dando a conocer, las personas que asisten a sus conciertos se saben las canciones propias del grupo y ya no solo llegan para escuchar los “cover” de otros grupos.
Aunque reconoce que el ska ha ido perdiendo público en Chiapas, dice que la gente que va a sus tocadas es porque realmente les gusta lo que ellos están proponiendo.
“Nosotros hemos visto como chavos que antes los veíamos bailando ska, ahora andan con el pasito duranguense, con botas y camisa a cuadros, está bien, pero creo que el gusto por la música no solo debe de ser una moda” dice convencido Cristian.
La primera vez que escuche a “La Chicatana” tocar fue en el concierto de la Maldita Vecindad, ellos fueron los encargados de abrirle al grupo lidereado por el Rocco, estuvieron en el escenario alrededor de media hora y contrario a lo que pasa con el público con las bandas locales a ellos les pedían que siguieran. No era de a gratis, saben lo que hacen, saben hacer música, la respetan.
Ninguno de los integrantes de “La Chicatana” ha dejado su oficio, Cristian continúa ejerciendo como psicólogo, Isaac es herrero y Alberto diseñador gráfico, cada uno tiene su propio trabajo. Cristian dice que no tienen intención de hacer un lado sus respectivas carreras, aunque aclara que para ellos hacer música no es solo un pasatiempo, es su segunda vocación, su segundo oficio. La vida a veces da la oportunidad de ser virtuoso en varias áreas sería un desperdicio no aprovecharlo.

2 comentarios:

Jord∂n∂ ∂m∂r∂nth∂ 12:48 a. m.  

buuu no me gusta esa banda..
aunque me cae re bien la molé

Anónimo 12:06 a. m.  

se parece a la entrevista de la tambora lacandona solo que mas nueva ,ustedes tocaban ahi ? no ?
arriba LTL atte el chacal

Seguidores

Periodismo sin censura en twitter

    follow me on Twitter