Eli, físico por talento y esfuerzo

TEXTO: SANDRA DE LOS SANTOS
FOTOS: VALERIA MARTÍNEZ
Para que pudiera irse a estudiar, su familia tuvo que hacer una “vaquita”. Tal vez no entendían el empeño de Eli por irse a la Universidad Autónoma de Nuevo León a cursar la licenciatura en física. Tal vez su familia, personas del campo, no sabían muy bien en qué podía servir tener un físico como pariente, pero aún así pidieron dinero prestado para que el segundo de seis hermanos se fuera a construir otro camino, el cual finalmente lo trajo de nuevo a casa.
Eli Santos Rodríguez es físico de profesión. Estudio la licenciatura en la Universidad Autónoma de Nuevo León, la maestría en el Centro de Investigación y de Estudios Avanzados del Instituto Politécnico (CINVESTAV) y el doctorado en la Universidad Autónoma Metropolitana (UAM). Actualmente es director del Centro de Estudios de Física, Matemáticas y Ciencias Aplicadas (CEFyMAP) de la Universidad Autónoma de Chiapas (Unach). Tiene 35 años y es originario del municipio de Ocozocoutla, aunque la mayor parte de su infancia la pasó en un rancho llamado “Las Margaritas” en el municipio de Jiquipilas.
Ser físico no era en su infancia su gran ilusión, ni siquiera sabía que existía la carrera, aunque asegura que su gusto por la física y las matemáticas le vienen desde la primaria, desde que se topó con buenos maestros que le enseñaron que estas materias no tienen nada de aberrantes, aunque la mayoría afirme lo contrario.
“La física si tiene mucho de emocionante, si muchos niños no les gusta o no le encuentran lo emocionante es porque no lo ven en su entorno, no tratan con físicos, no es parte de la estructura social, porque además hay un error de educación que debe de corregirse y es que se ha asociado la física y las matemáticas con cuestiones indeseables, nos dicen que son complicadas y muchos crecen con esa idea y ni siquiera le dan una oportunidad” dice Eli, quien está seguro que la única forma de que este país avance es invirtiendo más en ciencia y tecnología, para él no hay otro camino posible.
Eli vivió su infancia entre los cultivos de maíz, sabiendo que para comer hay que hacer la tierra producir. Fue hasta cuando terminó la secundaria que decidió viajar a Tuxtla Gutiérrez para estudiar, pero llegó tarde a su examen de admisión. Se perdió, nunca había llegado hasta la capital del estado.
A la distancia, Eli se ríe de la situación y hasta lo agradece, tal vez de no haberse perdido ese día, ahora se estaría dedicando a otra cosa. “Yo quería ser ingeniero civil y pensé que empezar desde la prepa con algo que tuviera que ver con construcción sería bueno, pero como no pude, me fui a Cintalapa al CBTIS, donde aprendí mucho de física y matemáticas y me ayudo a saber que eso era lo que quería”. Tal vez ese día no se perdió, lo que paso es que encontró otro camino de llegar a donde quería.
En la preparatoria concurso en olimpiadas nacionales de física representando a Chiapas, ahí conoció al coordinador de la licenciatura en física de la Universidad Autónoma de Nuevo León, quien lo invitó a estudiar en aquella universidad, le dijo que lo apoyarían y así lo hizo.
Se fue de Chiapas tan solo con su pasaje de ida, que lo obtuvo gracias al apoyo solidario de su familia, cuando se subió al camión dijo que regresaría a poner una escuela de física y matemáticas al estado. Sabía que poco puede cambiar un lugar si toda su gente se va. “Yo me habría quedado si ya hubiera una escuela de física y matemáticas por eso fue tanto mi interés de que hubiera un centro de estudios de física, matemáticas y ciencias aplicadas en Chiapas”.
Aunque resulta increíble de creer, Eli ingresó a la maestría cuando iba a la mitad de la carrera en física. Un docente del CINVESTAV lo invitó al curso de inducción para ingresar a la maestría lo acreditó y ese fue su pase para estudiar becado la maestría.
“Antes se podía hacer eso, hay otros compañeros que también lograron hacerlo sin haber concluido la universidad ingresaron al CINVESTAV. A mí me invito un maestro de ahí que hasta me mandó mi pasaje para que yo me fuera al DF a presentar mi examen de admisión” cuenta el académico.
Eli es un profesionista hecho a base de la cultura del esfuerzo, el claro ejemplo que a pesar de las adversidades que muchas veces se encuentran se puede concluir los estudios profesionales, es también el ejemplo de que la solidaridad de la familia, los docentes, de las personas que confían en el talento es indispensable y puede marcar la diferencia entre terminar siendo alguien exitoso o una persona que se quedó a la mitad del camino.

1 comentarios:

Carlos Alberto 12:39 a. m.  

Exelente Biografía del Dr. Eli Santos Rodríguez.

Actualmente estudio en un Cbtis y estuve algunos días en las olimpiadas de Física en la UNACH no tuve la oportunidad de conocerlo, pero me daría gusto.

Gracias

Seguidores

Periodismo sin censura en twitter

    follow me on Twitter