Sobre Premio Estatal de Periodismo

Este martes 07 de junio compañeras y compañeros de diferentes medios recibiremos por parte del Foro de Periodistas de Chiapas un reconocimiento por nuestro trabajo. Lo que más gusto me da es que se entrega a las y los obreros de la pluma, a quienes salen a la calle a buscar la información del día, a quienes siguen en este oficio a pesar de las adversidades.

Aunque acepto con mucho gusto el reconocimiento por parte de las y los compañeros que integran el foro, también quiero hacer público ciertos comentarios, aprovechando que tengo entendido que los propios integrantes del foro harán pública la petición de crear el Premio Estatal de Periodismo “Belisario Domínguez”.

En lo personal no conozco con certeza la petición de quienes integran el foro, pero tengo entendido que la intención es ciudadanizar el reconocimiento que se entrega a las y los periodistas en Chiapas si es así, bienvenida sea.

En Chiapas hace dos años, en junio del 2009, el Congreso del Estado aprobó la iniciativa de decreto por el que se instituye el Premio Estatal de Periodismo “Joaquín Miguel Gutiérrez”. La propuesta vino de la Junta de Coordinación Política.

El premio nada más se ha entregado en una ocasión, aunque por Ley se suponía que debería de ser anual y que para esta fecha ya deberían de haberse otorgado en dos ocasiones, sin embargo no es así. La única ocasión que se entregó no fue a periodistas, sino a empresarios de los medios de comunicación, somos de vainas distintas.

El premio de origen, para mí gusto, está viciado, quienes lo propusieron fueron quienes obstaculizan el trabajo periodístico, los que han negado información pública, los que no toleran la crítica.

El periodismo, sin coacciones de ningún tipo, es necesario en cualquier lugar en donde se quiera alcanzar la democracia. Institucionalizar un premio periodístico no abona en nada a mejorar la situación en que se realiza esta tarea en el estado.

A nivel nacional, antes del 2002, quien otorgaba el Premio Nacional de Periodismo eran precisamente los gobiernos en turno, era un reconocimiento cuestionable, llegó a ser más meritorio no recibirlo que llegar a una ceremonia en donde el Presidente entregaba una diploma por los favores obtenidos.

El 6 de junio de 2001 se publica la “Declaración sobre el Premio Nacional de Periodismo” en distintos periódicos del país. En ella se solicita al Ejecutivo una iniciativa de ley relativa a premios, estímulos y recompensas que tenga como fin separar el Premio del gobierno. A los pocos meses, el 23 de noviembre, el presidente Vicente Fox envió al Congreso la propuesta para derogar la “Ley de Premios, Estímulos y Recompensas Civiles”. Con esto el premio nacional de periodismo se ciudadaniza.

¿Por qué ignorar esto en Chiapas? ¿por qué regresar al pasado? Cuando la tendencia nacional es que sean las instituciones educativas reconocidas, periodistas con trayectoria, la sociedad civil la que se encargue de otorgar estos estímulos, en Chiapas se da un retroceso y son los poderes de gobierno que se auto designan esta tarea.

Decir que los premios y los reconocimientos no nos agradan sería un acto de falsa humidad y como dijera el Premio Chiapas en Ciencias, Gilberto Gómez Maza “la falsa humildad es el acto más grande de soberbia”.

Estamos seguros que este oficio es necesario, que nuestro trabajo es valioso. Los trabajadores de los medios de comunicación queremos que se nos reconozca, también queremos otras cosas, al menos yo, como que no se utilicen recursos públicos para desprestigiarnos, que la transparencia y la rendición de cuentas sea una realidad, queremos también mejores condiciones laborales. Algunos dirán que eso ya es otra historia, pero yo creo que es parte de la misma, es parte del reconocimiento a nuestro trabajo.

Como trabajadores de los medios de comunicación tenemos muchas excusas para no esforzarnos para hacer mejor periodismo, los premios que vienen desde los poderes de gobierno se suman al desencanto laboral, pero las y los lectores merecen todo nuestro esfuerzo. La vida, dice Márquez, se encargará de decir que sirve y que no sirve.

Sandra de los Santos Chandomí, ciudadana y periodista.

1 comentarios:

Antonio Cruz Coutiño 5:19 p. m.  

No sé quién seas pero opino que este es un buen espacio de exprtesión, una buen abitácora. Échele ganas... actualice tantito. Bye. Felicidades! Cruzcoutiño.

Seguidores

Periodismo sin censura en twitter

    follow me on Twitter