Festejan día de muertos en Chiapas

SANDRA DE LOS SANTOS

Los panteones se convirtieron en el lugar de la fiesta. Por un lado se escuchaba la marimba, por otro un mariachi y más allá música de banda. “De que manera te olvido” cantaba el mariachi y la familia coreaba la canción que le gustaba al difuntito.

En Tuxtla Gutiérrez los panteones se llenaron desde temprana hora, la mayoría de las tumbas se llenaron de flores amarillas, de veladoras, que a pesar del viento, se resistían a apagarse.

En el panteón de Terán se instaló toda una feria afuera del camposanto, lo mismo ocurrió en el Jardín San Marcos. Hasta el panteón de Plan de Ayala, el más nuevo en Tuxtla Gutiérrez, se llenó de gente que llegó a visitar a sus familiares muertos.

Familias enteras se acomodaban alrededor o hasta encima de las tumbas para acompañar a sus muertos, les ponían tamales, dulce de calabaza, pan, cerveza, dulces, de lo que llevaran.

A pesar que en los panteones de Tuxtla se prohibió el ingreso de bebidas embriagantes, los “dolientes” se las ingeniaron para meter botellas y cervezas.

Ningún día del año los panteones son más concurridos que el 01y 02 de noviembre, estos cementarios, que en nada se parecen a los que salen en las películas de Holliwood donde solo se levanta una lápida con un nombre y una es idéntica a la otra. Los panteones de estos rumbos son distintos con tumbas de colores, grandes, pequeñas, cada una diciendo algo de quien está enterrado ahí.

La gente recordaba a sus muertos en medio de carcajadas y música, de flores de cempasuchil, tamales y calabaza. El ambiente del día de muertos no tiene nada que ver con algo fúnebre, sino todo lo contrario, en los panteones de Chiapas el 02 de noviembre se festeja a la muerte con música de marimba, banda, flores y tamales. Se festeja a la muerte porque es parte de la vida.

El viento fue generoso y llevo hasta las tumbas, donde no había ninguna flor, una que otra de cempasúchil, parece un acto de democracia de la naturaleza, le quita un poco a las que tienen muchas para regalárselas a aquellas que no tienen nada.

En Chiapa de Corzo a las 12:00 horas se escucharon los cohetes, así despiden a sus muertos allá, después de que estuvieron un día de vuelta para visitar a quienes siguen vivos.

Durante toda la mañana en Tuxtla y Chiapa de Corzo el sol no perdonó a quienes llegaron a pasar el día en el panteón, por la tarde la temperatura descendió, siendo talvez una señal de que la despedida se acercaba, que ya era hora de irse, de dejar a los muertos, de que el tiempo estaba contado y que a pesar de estos días, los muertos y los vivos ya no están en el mismo lugar.

1 comentarios:

Anónimo 3:23 p. m.  

como se atreven a decir eso, no les da verguensa. son unos ª!"!"=)&/%/ estoy muy decepcionado de ustedes.

Seguidores

Periodismo sin censura en twitter

    follow me on Twitter